Anuncio de legalizacion del Partido Politico Wallmapuwen causa interes de la ciudadania y de los medios nacionales.

índice

Tras la anunciada conferencia de prensa en que Wallmapuwen comunicó la autorización por parte del SERVEL para convertirse en un partido politico legalmente constituido, medios como Radio Bio-Bio en su sitio de internet titula: “Wallmapuwen se oficializa como el primer partido político mapuche del país”, y destaca que “El Servicio Electoral (Servel) aceptó las más de mil firmas presentadas por Wallmapuwen y oficializó su inscripción como el primer partido político mapuche del país.”.

El periódico “El Ciudadano” en su sitio de internet publica “Más de mil personas legalizaron a Wallmapuwen, el que se convierte así en el primer partido autonomista de Wallmapu y hace realidad un viejo anhelo del movimiento mapuche desde principios del siglo XX.” Además medio electrónico de información alternativo como www.kaosenlared.cl, www.mapuexpress.org, www.tiroalblanco.cl hacen eco de la noticia publicando también dicha nota de prensa.

El diario Austral en su edición de hoy jueves 16 de junio publica “SERVEL acoge inscripción del partido mapuche …llevaran candidatos a las municipales en al menos 12 comunas”.

» Read more

WALLMAPU TIENE SU PARTIDO AUTONOMISTA

received_10206876475283337

Más de mil personas legalizaron a Wallmapuwen, el que se convierte así en el primer partido autonomista de Wallmapu y hace realidad un viejo anhelo del movimiento mapuche desde principios del siglo XX.

El día 02 de junio del año en curso, el Servicio Electoral (Servel) dictó la resolución que oficializa la existencia de la colectividad autonomista en hecho y derecho; tras diez años de actividad política y social en territorio histórico mapuche (cuyo nombre en mapuzugun es Wallmapu) logran el objetivo estratégico de dotarse de un instrumento que permita la lucha electoral como complementaria de la lucha social que por más de un siglo ha librado el pueblo mapuche a través de sus diversas organizaciones y comunidades.

El objetivo político que se ha fijado Wallmapuwen es lograr la reconstrucción de Wallmapu o país mapuche, para conseguirlo cree necesario hacer una correlación de fuerzas que paulatinamente se vaya transformando en una fuerza política y social mayoritaria, con voluntad de aspirar al autogobierno en el marco de un estatuto de autonomía, ordenamiento jurídico-administrativo que fijará un estándar de derechos individuales y colectivos a la altura de los instrumentos de derechos internacionales; y donde el capital sea utilizado para el buen vivir y no para la explotación de las personas y los recursos naturales.

» Read more

Wallmapuwen ante la campaña de TVN y Jouannet para implementar un estado de sitio en la Araucanía.

logo_wallmapuwen_400x400

En el último tiempo, como colectividad hemos venido siguiendo con gran preocupación una serie de declaraciones en torno a la situación mapuche, principalmente de sectores ligados a la derecha latifundista, como los miembros de Paz en La Araucanía, Corma y de algunos parlamentarios de la Región del Biobio y la Araucanía, estos actores han expresado inexistencia de un estado de derecho, presencia de terrorismo y han hecho llamados a hacer uso del ejército.

Creemos que estos dichos buscan generar un escenario que justifique la profundización de la militarización en la región mediante la aplicación de un estado de sitio.

Como fuerza política no podemos callarnos frente a la configuración de éste peligroso escenario, que fortalece tanto los intereses de la derecha latifundista, como de la industria forestal y que tal como lo hicieron ayer no dudarán valerse del Estado, sus armas y el genocidio para defender sus privilegios y cuotas de poder.

En este sentido, la emisión del programa Informe Especial en TVN con un reportaje parcial en torno a una orgánica mapuche y una caricatura de guerrilla, junto con la posterior declaración del actual intendente Jouannet, desconociendo la realidad mapuche, se enmarcan en esta escalada que busca materializar lo que en hechos está ocurriendo en diversos sectores de Wallmapu; esto es la instauración del estado de sitio. Las imágenes no dieron a conocer precisamente los cientos de policías apostados en las comunidades con helicópteros artillados, tanquetas y fusiles de guerra que día a día hostigan a comunidades mapuche de Wallmapu.

Por lo anterior nos cabe preguntar y emplazar a la presidenta Bachelet, si está de acuerdo con la afirmación racista de Jouannet, que de un plumazo borra hechos históricos indesmentibles y, que desconoce la propia propuesta del gobierno que representa la mandataria, al asumir su segundo mandato de “buscar caminos para avanzar en la solución de un conflicto”.

La mantención en el cargo de Jouannet implicará un respaldo tácito a la construcción de éste escenario donde la solución a las demandas mapuche privilegiará el uso de la fuerza y aquí claramente los mapuche sólo tenemos las de perder.

Como colectividad manifestamos nuestro profundo rechazo al intento de cualquier institución, parlamentario o autoridad estatal de desconocer las reivindicaciones y demandas mapuche. En un plano democrático podemos no concordar con las ideas y las vías que eligen unos u otros para llevarlas a cabo, pero lo que no podemos hacer es desconocer la existencia de un pueblo, de un territorio y el ejercicio de derechos fundamentales.

Debemos recordarle al señor Jouannet que existe una amplia gama de estudios históricos, jurídicos y políticos, incluyendo los partes militares del ejército chileno que invadió Wallmapu donde se documenta como se masacró a población mapuche, se legitimó la usurpación territorial, se robó nuestra riqueza material, fundamentalmente ganadera, forzándonos a vivir en lo sucesivo en “reducciones empobrecidas”, con lo cual una parte de nuestra sociedad se convirtió en campesinos de subsistencia y otra porción importante debió emigrar del Wallmapu.

Las consecuencias de esta expoliación territorial continúan hasta nuestros días, con la reducción territorial, empobrecimiento de nuestra población, y erosión de nuestra cultura y lengua.

Constatamos que las declaraciones de Jouannet apuntan a defender los intereses de los poderes económicos por sobre las aspiraciones mapuche que se resumen en el reconocimiento como nación, sujeto depositario de derechos políticos colectivos. Las concepciones modernas tanto de la política como del derecho no pueden más que reafirmar nuestro carácter de nación con derecho a la autodeterminación. Un reconocimiento que en muchas democracias modernas se han plasmado en autonomías de base territorial, como Catalunya, Galicia y el País Vasco en el Estado español o Groenlandia respecto de Dinamarca.

Es esta democracia moderna la que rechaza la derecha empresarial y latifundista. Saben que el reconocimiento de los derechos nacionales del Wallmapu y el pueblo mapuche, significará renunciar a sus privilegios y a la tierra que han usurpado a nuestro pueblo.
Como Wallmapuwen defendemos la aspiración de sectores importantes de nuestro pueblo de impulsar un proceso de emancipación nacional del cual un aspecto fundamental es el autogobierno del Wallmapu, el País Mapuche, pero junto con ello también hacemos un llamado a la responsabilidad política de todos y todas para con nuestro pueblo. No podemos seguir perdiendo la vida de jóvenes valiosos como Katrileo, Lemun, Mendoza Collío; no podemos darle al Estado de Chile, a la derecha latifundista y al capital transnacional la excusa para detener por medio de la fuerza la reconstrucción del país mapuche. Por ello tampoco tiene sentido político la quema de iglesias, colegios ni intentos de guerrilla.

Cada generación mapuche en lucha ha buscado una respuesta de su tiempo para conquistar los derechos de nuestro pueblo. Hoy construimos nuestras propias fuerzas políticas. No podemos conformarnos con ser sólo una eterna fuerza de presión que llegado el momento otros capitalizan políticamente. Nuestro objetivo como pueblo debe ser aspirar a gobernar en nuestro territorio, junto a una mayoría política y ciudadana que abogue por la democratización y la autonomía del País Mapuche.

Como Wallmapuwen aspiramos a la conquista de un Estatuto de autonomía para nuestro país que es el Wallmapu. Esta es la medula de la cuestión nacional mapuche.

Partido Wallmapuwen

WALLMAPUWEN ENTREGÓ LAS 1.300 FIRMAS AL SERVEL.

received_10207990630139033

Hoy a las 11:00 horas la directiva del partido de Wallmapu hizo entrega de las más de mil firmas al Servicio Electoral para que éste las revise, con ello Wallmapuwen se transformaría en primer partido autonomista de Wallmapu (País Mapuche).

En el mes de noviembre comenzó la recolección de las firmas en la región de La Araucanía y en los últimos días del mes de marzo del presente año ya se había sobrepasado la cantidad que exige la Ley de Partidos Políticos (975) llegando a las 1300 firmas antes de los siete meses de plazo que otorga la ley.

En diversas comunas de la región los comités locales se pusieron manos a la obra y se logró exitosamente el objetivo.

Wallmapuwen es un movimiento político autonomista del territorio mapuche histórico (Wallmapu) que tiene como objetivo defender y promover los derechos de todos los habitantes del territorio sean mapuches, chilenos o inmigrantes. Plantean que se debe reconocer y promover el carácter marcadamente mapuche que tiene el territorio pues hace poco más de 130 años fue el País Mapuche. La fórmula política que plantean es un Estatuto de Autonomía para Wallmapu que permita que sean los habitantes quienes decidan la vida social, política, económica y cultural, que los problemas de Wallmapu los resuelva Wallmapu y las propuestas nazcan desde acá; eso significa cortar con la actual subordinación Santiaguina y con una clase política chilena mezquina e indiferente a los asuntos del territorio, excepto cuando se trata de enriquecerse extrayendo los recursos naturales que existen en Wallmapu para “desarrollar” Santiago y Chile Central quedando acá los impactos medioambientales.

Wallmapuwen se identifica con el autonomismo, pero ese autonomismo con mayúsculas que compete a Wallmapu en general. Wallmapuwen anhela volver a gobernar un país, ese que heroicamente defendieron nuestros bisabuelos y tatarabuelos a fines del siglo XIX porque solo desde ese sitial se puede tener injerencia sobre las leyes para el conjunto del territorio, que ordenen la economía y la vida política y social de Wallmapu

Ante la política de criminalización y represión del estado chileno, El Wallmapu debe tomar la palabra

12966415_10208818666960965_693101421_n

Después de tres años de asumido el cargo, la presidenta de la Republica aún no presenta una propuesta de trabajo frente a la situación mapuche, cualquiera pudiera suponer que durante todo ese tiempo estuvo trabajando para dar respuestas efectivas a la situación política que vive la región, sin embargo, para nuestra sorpresa, los anuncios se quedan en medidas represivas aupadas por sectores latifundistas y reaccionarios de la región ejemplificadas en la detención y montaje de 11 ciudadan@s mapuche incluida una autoridad ancestral, detenidos y formalizados con uso de pruebas a todas luces cuestionable, forzados a inculparse e inculpar a otros, y “sentenciados” antes de ser juzgados.

No es difícil aventurar el resultado de estas investigaciones si el actor principal es la derecha latifundista y se obvia el carácter de la situación mapuche, por lo que no nos deberíamos extrañar que al final de éstas los mapuche seamos la causa de todos sus problemas.cropped-banner1.jpgI. La cuestión nacional mapuche

Sí, la cuestión mapuche es un asunto político. Pero no porque ello implique solo la participación política del pueblo mapuche. Lo es porque hoy se configura como una cuestión nacional. Es decir la aspiración de sectores importantes de nuestro pueblo de impulsar un proceso de emancipación nacional del cual un aspecto fundamental es el autogobierno del Wallmapu, el País Mapuche.

La conflictualidad actual deviene de las condiciones de dominación y explotación nacional que vive el Wallmapu. Ello tiene su origen en la política expansiva de los Estados chileno y argentino. La invasión militar del País Mapuche a fines del siglo XIX, terminó con la independencia mapuche, transformándonos en una minoría nacional oprimida y colonizada.

La población mapuche que no fue masacrada, se la obligó a vivir en reducciones y forzados a dedicarse a actividades agrícolas de subsistencia, lejos de la pujante actividad ganadera anterior a la invasión.

Las consecuencias de esta expoliación territorial saltan a la vista, reducción territorial, empobrecimiento de nuestra población, y erosión de nuestra cultura y lengua. La estrechez de las tierras reduccionales obligó a que parte importante de nuestra población se viese forzada a emigrar desde las zonas rurales hacia centros urbanos ocupando puestos de trabajo y condiciones de vida precarios. Pero lo más grave hacerlo fuera del Wallmapu constituyendo la diáspora mapuche.

En 1910 surge el movimiento mapuche en este contexto de ocupación militar, violencia y racismo colonial. Ello marcó a las generaciones que dieron vida a las primeras organizaciones. Sufrieron la violencia del Estado y los colonos. Fueron víctimas del actuar racista de los «Tribunales de Indios». Ante ello se rebelaron y respondieron con las armas de la política. En los campos, en las calles y en el Congreso chileno, lucharon para defender nuestra tierra y nuestros derechos.

Cada generación mapuche en lucha ha buscado una respuesta de su tiempo para conquistar los derechos de nuestro pueblo. Ayer fueron las leyes indígenas y la representación por medio de los partidos políticos chilenos. Hoy construimos nuestras propias fuerzas políticas. No podemos conformarnos con ser sólo una eterna fuerza de presión que llegado el momento otros capitalizan políticamente. Nuestro objetivo como pueblo debe ser aspirar a gobernar en nuestro territorio, junto a una mayoría política y ciudadana que abogue por la democratización y la autonomía del País Mapuche. Aspiramos a la conquista de un Estatuto de autonomía para nuestro país que es el Wallmapu. Esta es la medula de la cuestión nacional mapuche.cropped-banner1.jpg

II. La reacción de los patrones de la miseria

Los caminos abiertos por el movimiento nacional mapuche no tienen vuelta atrás. Ante la fuerza de estas movilizaciones y sus contenidos los gobiernos de la Nueva Mayoríay del Chile Vamos se han dedicado a impulsar una estrategia política-represiva, que ha derivado en cientos de procesados y decenas de detenidos bajo la ley de Seguridad Interior del Estado y la ley Antiterrorista y en el último tiempo el establecimiento de estado de excepción de facto en varias zonas del Walmapu.

Privilegiando los intereses de los poderes económicos por sobre las aspiraciones mapuche que se resume en el reconocimiento del pueblo mapuche como sujeto depositario de derechos políticos colectivos. Las concepciones modernas del derecho no pueden más que reafirmar nuestro carácter de pueblo con derecho a la autodeterminación. Un reconocimiento que en muchas democracias modernas se han plasmado en autonomías de base territorial, como Catalunya, Galicia y el País Vasco en el Estado español o Groenlandia respecto de Dinamarca.

Es esta democracia moderna la que rechaza la derecha empresarial y latifundista saben que el reconocimiento de los derechos nacionales del Wallmapu y el pueblo mapuche, significará renunciar a sus privilegios y a la tierra que han usurpado a nuestro pueblo. Es esta actitud reaccionara lo que los impulsa a su actitud hostil hacia la oficialización del mapuzugun.

La orquestación de la derecha nostálgica de la dictadura supuestamente contra la delincuencia y el terrorismo tiene melodías de sedición. Han violentado a la ciudadanía cortando en más de una oportunidad la principal vía de conexión del país, sus dirigentes portan armas en reuniones públicas sin ninguna consecuencia judicial ante la violación del orden público que tanto reclaman defender, es más han sido apoyados públicamente por el Ministro del Interior en una actitud servil.

Mientras tanto comunidades mapuche que demandan el fin de la militarización y solución a sus demandas de tierra llevan años sin que ninguna autoridad de peso atienda su reivindicación.

Con este panorama será difícil superar estos niveles de conflictividad cuando no existe una institucionalidad que permita canalizar el carácter político de las reivindicaciones mapuche. Sobre todo al estar en presencia de una constitución que pone una serie obstáculos a la participación plena de la ciudadanía en las decisiones que se toman en su territorio, una de ellas, el actual ordenamiento jurídico territorial del Estado, representado en la figura del intendente.

cropped-banner1.jpgIII. Nuestra propuesta para avanzar

El Wallmapu debe tomar la palabra. Los demócratas debemos movilizarnos en favor de los derechos mapuche y contra la minoría reaccionaria que defiende el interés de latifundistas y empresarios. El País Mapuche y las regiones deben movilizarse contra el poder central que son los que defienden y protegen los intereses económicos de las grandes empresas en las regiones.

Para nuestro caso no se trata solo de participación y representación sino modificar la relación de subordinación política y económica existente entre el poder central y el Wallmapu. Las cuotas de representación política no son aceptables en el Wallmapu. La fractura social que vive el Wallmapu no puede llegar a ser solidificada con la política de cuotas dentro del País Mapuche. Dos comunidades políticas en base a criterios étnicos significará bloquear el proceso de emancipación nacional mapuche.

Asimismo un autogobierno mapuche no es lo mismo que el autogobierno del Wallmapu. Nosotros apostamos a este último.

1. Un Estatuto de Autogobierno para una nueva región

Wallmapuwen aspira a un Estatuto de Autonomía para una nueva región, el Wallmapu o País Mapuche. Esta debe tener como base a la actual Región de La Araucanía, más algunas comunas adyacentes o parte importante de ellas: Lewfü, Los Álamos, Cañete, Kontulmo, Tirua, Külako, Mulchen y Alto Biobío, en la Región del Biobío; Mariküna, Lanko y Pagipülli, en la Región de Los Ríos. Esta área constituye, a grosso modo, el territorio mapuche independiente hasta la invasión y conquista chilena de fines del siglo XIX. Esta nueva región deberá tener como capital a la ciudad de Temuko.

La Autonomía de esta nueva región se expresará en una Asamblea Regional y en un Ejecutivo emanado de ella. La Asamblea será elegida democráticamente por toda la población de la región con derecho a voto (mapuche y no mapuche), por medio de un Sistema Electoral Proporcional que garantice la representación de todos los sectores de la sociedad regional, en el marco de una circunscripción regional única. Esta Asamblea Regional deberá contar con el poder para legislar sobre todos los asuntos que conciernen a la región y sus habitantes.

El Wallmapu es el país de todos los mapuche y de quienes han nacido y viven en él. Sin embargo, el carácter mapuche de la región debe quedar explícito en el propio Estatuto de Autonomía. Ello debe expresarse en disposiciones que garanticen a nuestro pueblo el derecho a los recursos naturales, en particular la tierra, mediante la creación de mecanismos que permitan la devolución expedita de tierras expoliadas a partir de la conquista chilena y hoy en manos del latifundio y empresas forestales; a los beneficios de la explotación de estos recursos, pero resguardando el equilibrio medioambiental; a vivir y poder trabajar en la región; al desarrollo del mapuzugun estableciendo, sobre el principio de la territorialidad lingüística, su oficialidad en el conjunto de la nueva región y su enseñanza en un nuevo sistema educacional regional, su uso en la administración pública y en los medios de comunicación masivos.

Partido Wallmapuwen

Temuko, Wallmapu, 04 de abril de 2016

Vota D 11 – Jose Millalen – Candidato a Consejero Mapuche CONADI –

cropped-banner11.jpg

JOSÉ MILLALEN PAILLAL; originario del Lof Mañiuko de la comuna de Galvarino. Profesor de Historia y Geografía de la Universidad de la Frontera, con estudios de Magister en Historia Mención Etnohistoria de la Universidad de Chile, y con amplia trayectoria en trabajo con organizaciones sociales y mapuche. Actualmente es Concejal de la comuna de Galvarino, y preside del Consejo de Autoridades y Representantes Mapuche de la misma comuna, instancia que lidera la construcción del Centro de Salud Mapuche.

Algunas de nuestras propuestas y compromisos:

GESTIONAR en conjunto con las comunidades mapuche en Flyer final-1la restitución de nuestras tierras y territorios, canalizando esta demanda a través del Articulo 20 Letra a y Letra b sobre Subsidio de Tierras de la Ley Indígena.

VELAR por el aumento de los recursos y AGILIZAR la compra de tierras a aquellas comunidades con aplicabilidad positiva y ACELERAR la tramitación de las Carpetas de Tierras a aquellas comunidades que han iniciado este proceso.

GESTIONAR el aumento de los recursos destinados al fomento productivo de las comunidades y de las familias mapuche que hoy viven en el sector urbano, entendiendo su elevado porcentaje actual.

PROMOVER la creación participativa de nuevas políticas públicas para hacer frente a la grave sequía que afecta a nuestros territorios promoviendo la detención del avance de las plantaciones forestales de pino y eucaliptus y asegurar los derechos de agua sobre ríos, esteros y vertientes a las comunidades mapuche.

Lengua y Tierra

Aton_103201

El diario La Tercera publico ayer jueves 25 de febrero un editorial relativo a la marcha por la oficialización del mapuzugun, realizada en Temuko el viernes de la semana pasada. El diario, propiedad de Copesa S.A., primer grupo de prensa de Chile, que nadie podría catalogar como progresista ni menos todavía como de izquierda, se muestra sin embargo favorable a la oficialización del mapuzugun en la región de La Araucanía. «El permitir que el mapudungún sea reconocido como idioma oficial ayuda en el propósito de mantener vivo este idioma y es una acertada manera de avanzar hacia el reconocimiento de los pueblos originarios», sostiene el editorial, antes de recordar que «la Contraloría ya dictaminó que el gobierno regional de La Araucanía puede establecer al mapudugún como lengua oficial, y su concreción sería un paso positivo». No sabemos por qué misteriosa razón el editorialista pone como ejemplo a Australia en este terreno, aunque es probable que confunda con Nueva Zelanda que, efectivamente, tiene por oficiales a la lengua inglesa y a la lengua maorí.

Tanta apertura y altura de mira frente a una demanda mapuche no deja de sorprender, viniendo de la derecha. Y es que, en realidad, la preocupación de La Tercera no es la revitalización del mapuzugun, ni la reparación de las injusticias cometidas contra el pueblo mapuche por el Estado chileno a lo largo de la historia, sino que servirse de la reivindicación en torno a la lengua para «descomprimir una situación que requiere miradas más amplias que la simple y polémica entrega de tierras». En otras palabras, oficializar el mapuzugun en la región como medio para neutralizar y no responder a las demandas de las comunidades por la devolución de sus tierras robadas y usurpadas.

» Read more

La Oficialización del Mapudungun y el Derecho de los Pueblos a la Comunicación

IMG_7833

Por Andrés Carvajal* et al

Numerosos artículos y estudios, declaraciones, manifiestos y manifestaciones, marchas y comunicador@s indígenas asesinad@s y pres@s (o mapuche, rapanui, kichwa, maya, wixárika, etc., como el periodista indígena Rodolfo Maya), también comunicador@s no indígenas, o mestiz@s, o criollos (o chilen@, argentin@, brasileñ@, peruan@, etc., como al fotógrafo Felipe Durán hoy en Chile), dan cuenta de la larga lucha de los pueblos por el Derecho a la Comunicación.

Y estos pueblos, y en este caso los pueblos indígenas, han coincidido en la necesidad, potencialidad y riqueza de esta comunicación como parte de sus luchas, reinvenciones e invenciones. Por ejemplo, la Segunda Cumbre Continental de Comunicación Indígena desarrollada en México en 2013 la veía como “una estrategia propia de los pueblos indígenas para preservar nuestras lenguas y culturas, por lo tanto la cumbre la definen como un espacio legitimo permanente que se construye con el pensamiento y la palabra, donde se comparten experiencias, problemas, aspiraciones en el campo de la comunicación para la formulación de estrategias al servicio de los pueblos y las naciones indígenas, en las luchas por el territorio, así como en la lucha por el pleno reconocimiento y derechos por la vida y la dignidad.”¹

Y es que comunicadoras y comunicadores de los pueblos saben que es necesario el desarrollo de “estrategias y políticas públicas para incidir y hacer valer el derecho a la comunicación en un marco que garantice la cosmovisión, lengua y cultura, para dar a conocer a todos los pueblos y naciones, las luchas por los territorios, derechos, dignidad e integridad por la vida.”²

» Read more

Lengua y Emancipación Nacional

mapuzugun

El 19 de febrero se realizará en Temuko una nueva edición de la marcha por el mapuzugun. La actividad contempla este año, además de la marcha propiamente tal, un acto cultural y, por primera vez, un lefkantun. Este encuentro anual, que podemos desde ya considerar como una jornada del mapuzugun, reúne un amplio abanico de organizaciones, grupos y personas.

La movilización por el mapuzugun muestra algunas características que merecen ser destacadas. En primer lugar, su apertura a la población chilena del Wallmapu. No se trata de un movimiento de resistencia o repliegue en el grupo, de una acción entre mapuche, sino que se ofrece a todos compartir lo más propio de nuestra cultura: nuestra lengua. En segundo lugar, la cooperación que se ha establecido entre estructuras y organizaciones mapuche, tales como la Femae-Estudiantes Wajmapu, la inarumen Mapuzugun Wallmapu mew (Academia nacional de la Lengua Mapuche), la Comunidad de Historia Mapuche, o Wallmapuwen, que rompe con esa tradición de sectarismos, personalismos y caudillismos que tanto daño han hecho siempre al movimiento mapuche. A ello se suma la participación militante de artistas de la diáspora, como Wechekeche ñi trawün, Luanko o Daniela Millalew entre otros, y finalmente Kimeltuwe, respaldando todo y a todos con sus excelentes y creativos materiales didácticos. Esta cooperación se expresa en particular en la realización de los internados lingüísticos, uno de los procesos más notables de movilización para la revitalización de nuestra lengua. Internados que se han realizado tanto en Gulumapu como en Pwelmapu, apostando por un mapuzugun sin fronteras. Todo ello demuestra que la dispersión puede superarse en la medida que exista coincidencia en puntos estratégicos, pero sobre todo voluntad de avanzar juntos. La situación crítica del mapuzugun no admite otra conducta…

Descarga articulo completo en el siguiente link:2016 02 15 Lengua y emancipación nacional

El autor es militante de Wallmapuwen. Candidato a Doctor en Ciencia Política por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), con la tesis De la Raza a la Nación, de la Tierra al País: Comunitarismo y nacionalismo en el movimiento mapuche, 1910-2010. En preparación el libro Mapuzugun, la lengua del País Mapuche: Su historia y su futuro. – viktornaqill@gmail.com.

FREIRE SIGUE SUMANDO

freire

Con la presencia de dirigentes y dirigentas de comunidades mapuche de la franja Ayipen, Pedregoso y Radal, se dio paso a un nuevo hito de firmas para apoyar la legalización de Wallmapuwen, el partido autonomista del Wallmapu.

En la sede de la comunidad Juan Painemil de Pedregoso se dieron cita alrededor de 30 personas ayer miércoles 10 de febrero, que llegaron a sumarse al apoyo que ya habían iniciado en diciembre las comunidades de Huilio en la comuna. Es así que a nivel comunal se va sumando fuerza y sigue creciendo el proyecto de Wallmapuwen, con miras a buscar representatividad política propia a nivel local, con programas políticos que defiendan las aspiraciones legítimas de las comunidades mapuche (que son alrededor de 130 en la comuna).

Agradecemos al mismo tiempo la buena voluntad y compromiso constantes de las dirigencias, que cabe mencionarlo, en este territorio son mayoritariamente femeninas, siendo sus dirigentas muy activas y comprometidas con los procesos sociales y políticos de sus comunidades.

1 2 3 5